Ejercicio en el CNTM de Renedo-Cabezón (Valladolid)

Fecha:29 y 30 de octubre de 2013

Lugar: Campo Nacional de Tiro y maniobras de Renedo-Cabezón (Valladolid)

A finales de octubre, el Regimiento de Caballería de Reconocimiento “Farnesio” 12 desarrolló un ejercicio táctico en el Campo Nacional de Tiro y Maniobras de Renedo-Cabezón, a las afueras de Valladolid. Se trataba de poner al día procedimientos que se aplican habitualmente en operaciones en el exterior, entrenar en la ejecución de movimientos y combate convencional y reforzar la cohesión de la más veterana unidad de la Caballería española.

Las maniobras estuvieron divididas en dos fases, la matutina con una marcha a pie, con equipo de combate, por los alrededores de la Base Militar El Empecinado, seguida –tras el rancho- por un tema táctico ambientado en un conflicto internacional que contemplaba la disgregación de un país en varios Estados independientes, con diferencias raciales y religiosas, y la intervención de grupos insurgentes y terroristas con la amenaza, de fondo, de armas tóxicas.

Constituidos en partidas, los tres escuadrones de reconocimiento del Regimiento “Farnesio” tuvieron que hacer frente durante más de doce horas a todo tipo de incidencias que, desde el Centro de Operaciones Tácticas (TOC), iba planteando la dirección del ejercicio. Si en un principio, el ejercicio contemplaba una maniobra tradicional de protección de flanco de una división aliada para empujar a un enemigo convencional más allá de unas líneas preestablecidas, con el paso del tiempo las fuerzas regulares fueron dejando paso a grupos insurgentes, artefactos explosivos improvisados, grupos terroristas y población civil susceptible de apoyar a la insurgencia.

A lo largo del campo de maniobras, las distintas patrullas del Regimiento fueron instalando check-points, en ocasiones apoyados por puntos de observación que ocupaban los tiradores de precisión con sus fusiles Accuracy de 7,62 milímetros, y Barrett de 12,7 milímetros, a los que se unían los vehículos acorazados con que cuenta en plantilla el Farnesio: carros de combate Leopardo, Vehículos de Exploración de Caballería VEC y Transportes Oruga Acorazados M-113.

Estas maniobras permitieron además hacer uso de los últimos vehículos con que han sido equipados los tres escuadrones del Regimiento, los de Alta Movilidad Táctica VAMTAC de las secciones de Vigilancia, unidades de reconocimiento sigiloso que, de manera habitual, desplegarán a vanguardia de los escuadrones para proporcionar información sobre el campo de batalla.

El punto final del ejercicio, en plena y heladora madrugada vallisoletana, consistió en un asalto a una supuesta fábrica de productos químicos en la que se suponía que insurgentes se encontraban destruyendo pruebas que demostraban la existencia de armas tóxicas. Tomando como escenario la zona disponible para realizar combate urbano de la Base Militar El Empecinado, el asalto a las instalaciones fue ejecutado por un pelotón de fusileros a pie apoyados por dos Vehículos de Exploración de Caballería, mientras que cuatro carros de combate Leopardo, con sus medios de visión nocturna y su potente cañón de 120 milímetros cerraban el perímetro de seguridad durante el avance, que fue interrumpido en varias ocasiones por enfrentamientos con armamento ligero entre los equipos de asalto y los guerrilleros que defendían la fábrica.